in

Algunos adinerados en Guatemala proponen la creación de su propio enclave exclusivo para afrontar la desigualdad

En el mundo urbano de Ciudad de Guatemala, un espacio llamado Cayalá ha generado una intensa controversia que divide opiniones sobre su naturaleza y propósito. Con un nombre que en lengua quiché significa «paraíso», algunos sostienen que este lugar se asemeja más a un «elefante blanco», una enorme y costosa infraestructura en la parte oriental de la capital guatemalteca.

Esta peculiar colonia urbana, descrita como una ciudad dentro de la ciudad, ha sido objeto de debate entre defensores que la consideran una utopía urbana y detractores que la ven como un enclave elitista para familias adineradas. Desde sus inicios en 1913 con la adquisición del terreno, el proyecto inmobiliario de Cayalá ha evolucionado hasta convertirse en una realidad palpable en 2011, con más de 1.900 viviendas, oficinas, locales comerciales, plazas de aparcamiento y una variada oferta de servicios y entretenimiento.

Cayalá se destaca por su planificación cuidadosa a cargo del prestigioso arquitecto Léon Krier, quien ha diseñado una arquitectura distintiva que recuerda a los pueblos mediterráneos, con edificaciones pintadas de blanco y tejas rojizas. A pesar de ser una iniciativa residencial privada, Cayalá también abre sus calles y parques al público, atrayendo a turistas y visitantes interesados en explorar este oasis urbano.

Sin embargo, la polémica surge al cuestionar si Cayalá se ha convertido en un «gueto para ricos», evidenciando las profundas desigualdades sociales que persisten en Guatemala. Con altos índices de pobreza y desigualdad, el país enfrenta retos significativos que se reflejan en la disparidad entre los estratos más privilegiados y los menos favorecidos de la sociedad.

La expansión de Cayalá, con la construcción de nuevas torres que exceden los límites iniciales de altura, ha generado críticas y debates sobre la dirección que está tomando este proyecto. A pesar de mantener algunos principios del neourbanismo original, las transformaciones en el entorno y la presencia de comunidades cerradas han suscitado preocupaciones en torno a la sostenibilidad ambiental y la accesibilidad pública.

En medio de esta controversia, Cayalá sigue siendo un caso de estudio que plantea interrogantes sobre el desarrollo urbano, la equidad social y la planificación urbana en un contexto de crecientes desafíos socioeconómicos. La reflexión sobre el papel de este enclave en la ciudad de Guatemala y su impacto en la comunidad es crucial para abordar las complejidades de la urbanización contemporánea y buscar soluciones inclusivas y equitativas para el futuro.

¿Qué opinas?

Escrito por Redacción - El Semanal

El Semanal: Tu fuente de noticias, tendencias y entretenimiento. Conéctate con lo último en tecnología, cultura, economía y más. Historias que importan, contadas de manera dinámica y accesible. ¡Únete a nuestra comunidad!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Descubren al telescopio espacial Webb en una órbita cercana a nuestro planeta

Algunos inquilinos en Estados Unidos recurren a inteligencia artificial para comunicarse con sus arrendadores