in

La NASA explora nuevos horizontes en Marte con su última misión.

La nave Maven ya se encuentra en la órbita de Marte. La última aventura marciana de la agencia espacial de Estados Unidos (NASA, en inglés) tuvo un exitoso desenlace. La sonda atravesó el espacio durante diez meses a toda velocidad hasta que, a última hora del domingo, activó sus turbinas. Con 33 minutos de propulsión, logró amortiguar la velocidad para permitir que fuera capturada por la gravedad de Marte.

Maven llegó con el propósito de estudiar la atmósfera del planeta rojo y tratar de comprender el proceso que llevó a que se quedara sin aire. Actualmente, la presión atmosférica en Marte es tan baja que el agua en su superficie herviría. Los datos recopilados por Maven permitirán a los científicos construir mejores modelos del clima actual y pasado de Marte.

Bruce Jakosky, investigador principal del proyecto, comentó: «Naves anteriores han tomado medidas y hemos aprendido mucho sobre la alta atmósfera, pero no han sido capaces de ofrecer una imagen completa de arriba abajo. Esperamos que Maven sea una misión de descubrimiento, que casi todo lo que observemos nos lleve a importantes nuevos datos sobre el entorno actual de Marte y cómo ha evolucionado en el tiempo.»

La llegada de la sonda estadounidense será seguida, 48 horas más tarde, por el primer satélite de la India. La Misión de Orbita de Marte, conocida informalmente como Mangalyaan, tiene como objetivo encontrar metano, un potencial indicador de actividad biológica en el planeta. Jim Green, director de Ciencias Planetarias de la NASA, mencionó: «La NASA está realmente interesada en cooperar y contrastar los datos. Cuando ambas naves estén en órbita y los científicos empiecen a entender los datos, esas oportunidades surgirán.»

La gran maniobra de Maven colocó a la nave en una órbita elíptica de 35 horas. La confirmación de la captura llegó a la Tierra a las 2:30 GMT del lunes. En las próximas semanas, los ingenieros trabajarán para llevar a la nave a una órbita operacional de entre 4 y 5 horas, permitiéndole acercarse a hasta 150 kilómetros de la superficie y enviarla a unos 6.200 kilómetros.

Marte presenta un paisaje con evidencias de que hubo flujo de agua en el pasado. Sin embargo, la atmósfera actual está compuesta principalmente por dióxido de carbono, siendo extremadamente fina. La Maven se centrará en estudiar la influencia solar en Marte, analizando cuánta energía llega al planeta y a su atmósfera. Los científicos emplearán esta información para comprender la historia del clima del planeta desde su pasado más cálido y húmedo hasta su estado actual.

En octubre, un cometa pasará cerca de Marte, lo que permitirá a la Maven estudiar cómo esta perturbación afecta la atmósfera marciana. Esta oportunidad brindará una visión más clara de los procesos físicos en la alta atmósfera del planeta rojo. La misión de la Maven en Marte promete desvelar nuevos datos y enriquecer nuestro entendimiento sobre nuestro vecino planetario.

¿Qué opinas?

Escrito por Redacción - El Semanal

El Semanal: Tu fuente de noticias, tendencias y entretenimiento. Conéctate con lo último en tecnología, cultura, economía y más. Historias que importan, contadas de manera dinámica y accesible. ¡Únete a nuestra comunidad!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Las mejores funciones de privacidad de iOS 18 según expertos en seguridad.

El Estado Islámico lanza amenaza a ciudadanos de naciones aliadas con EE.UU.